El Mikado elevado a la arquitectura

olives-2193467_640
Huesos de aceituna para fabricar materiales de construcción más sostenibles
2 abril, 2018
NEW YORK CITY, NY - SEPTEMBER 25: Architect Liz Diller is photographed for Surface Magazine on September 25, 2014 in New York City.(Photo by Ungano & Agriodimas/Contour by Getty Images)
Elizabeth Diller, única arquitecta entre las 100 personas más influyentes del mundo
1 junio, 2018
Show all

El Mikado elevado a la arquitectura

mikado

Los arquitectos Anna y Eugeni Bach ganaron fama internacional cuando lograron construir una vivienda sostenible en el campo por 70.000 euros. En aquel momento, hace una década, el precio parecía lo más importante. La casa recurría a un conocimiento básico de la arquitectura mediterránea: buena orientación, ventilación cruzada, pérgola de cañizo o sistema de recolección de agua de lluvia. Ese mismo conocimiento de lo importante y su puesta al día de manera ingeniosa es lo que caracteriza todos sus proyectos: desde la caseta para sus hijos que construyeron en Finlandia, de donde es Anna, hasta las sucesivas ampliaciones de viviendas existentes que han ido firmando.

Dos proyectistas tan ingeniosos como ellos encuentran también en los trabajos temporales una vía de crecimiento. Es lo que sucedió en esta intervención en el interior del recinto ferial barcelonés, durante la feria Barcelona Building Construmat. Al igual que el Mikado, el juego ancestral que combina azar, varillas y destreza, su diseño consigue resultados muy creativos con sistemas constructivos temporales, de quita y pon.

Bach Arquitectes recibió el encargo de levantar un auditorio temporal (Talks Arena) para 300 personas, una zona de talleres y reuniones y un área de exposición de novedades constructivas. Se trataba de aunar tres propuestas distintas y, a su vez, de aislar su espacio: de definirlo y hacerlo funcionar durante una semana por un precio lógico para una intervención temporal: 40 euros el metro cuadrado.

El color rojo y el sistema constructivo reforzaron la identidad de esta intervención. La estrategia constructiva hizo que esos lugares fueran móviles, como el propio juego del Mikado. Esto se debió a que en una feria, el número de stands que participa no queda cerrado hasta pocos días antes de la inauguración. La flexibilidad de los montajes de la propia feria es, por lo tanto, clave para compensar la ocupación de la superfície del reciento. Eso se hace con los espacios comunes: las zonas de descanso o de información. De ahí que el tamaño de estas intervenciones pueda variar hasta el último momento.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies